Que toda persona sea tratada como eso, como una persona

Personas. Ciudadanas anónimas, rostros conocidos. Recorriendo los escasos metros entre la Plaza de Isabel II y la Puerta del Sol, desafiando el calor intenso de la última tarde de primavera en Madrid, cada uno como puede. Personas aterradas por las últimas noticias desde el corazón y desde las fronteras de la Unión Europea, por ese acuerdo en virtud del cual se expulsa a solicitantes de asilo a un país ‘seguro’ cuya policía acaba de asesinar a ocho de ellos.

Personas que vienen de lejos, obligadas por las circunstancias, para las cuales el Día Mundial de los Refugiados tiene un significado especialmente intenso. Personas que apoyan causas, no olvidadas, pero si caídas en el limbo de lo habitual. “Madrid solidaridad con Palestina. Sahára Libre. Gays african emigration”.

Personas que se parapetan detrás de una pancarta, mientras otras personas les recriminan que sólo vayan a ‘hacerse la foto’. Banderas de diferentes naciones, enseñas de diferentes partidos. Personas que aportan, su arte, sus bailes, su música, sus experiencias. Personas que vienen de ver la realidad, de mancharse de barro, para las cuales todos los días son el del refugiado; otras que seguirán con su vida acomodada, siguiendo puntualmente la solidaridad que marque el calendario.

Personas muy diferentes. Manifestándose por los derechos de otras personas, también muy diferentes. No por los de una inexistente masa informe, sin nombre, sin rostro, homogénea, como muchas veces se nos quiere presentar. No por los de unos terroristas que vienen a invadirnos, como piensa la ultraderecha y el neofascismo; ni por los de los pobrecitos refugiados que son tan buenos, como asume cierto progresismo paternalista.  Sino por los de todas las personas, sean como sean, sean quienes sean.

Por que toda persona sea tratada como eso, como una persona. Y pueda pedir asilo en caso de ser necesario, en caso de que su gobierno no pueda garantizar sus derechos. Y pueda pedirlo en el país donde pueda desarrollar su vida de la mejor manera posible. Y se le reconozca. Como estipulan los diferentes tratados de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario, firmados y ratificados por los diferentes gobiernos europeos. No parece tan descabellado, ¿verdad?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s